sábado, 3 de marzo de 2012

"¿Estamos?..¡Arriba!

Y suena por las calles de Linares, el añejo y bronco sonido que enmudece la noche y que aviva los corazones de 25 hombres que sueñan con volver a verte salir por las puertas de San Francisco. Y de nuevo, el plomizo sonido de las frías noches de cuaresma es roto por el llanto que derrama el latón a su paso por Linares, y de nuevo, el corazón se estremece cuando aprietas los labios y alzas tu trompeta al son del viento y la Luna.
En esos momentos, el tiempo se para, el frío desaparece, el tacto del metal se transforma en una caricia que toque tras toque, hace que sientas que cada vez queda menos...que cada ves está más cerca...que cada vez el reloj resta un segundo a esos 40 días que tan largos parecen, pero que cortos se hacen.
Desde que no puedo saborear y paladear ese amargo sabor del metal, cada Martes y cada Viernes, a eso de las 10 de la noche...un silencio me invade, un sonido que creo escuchar, pero que no es más que la cruda realidad de un trompetero que se encuentra fuera de su tierra, fuera de su casa y lejos de sus amigos.
Cada Viernes de Cuaresma, un sentimiento me invade y me recuerda porque siento lo que siento cada Madrugá, me recuerda el porque mi sentimiento es morado y oro, me recuerda el porque mi alma se convierte en latón y terciopelo morado cada Viernes Santo....

En mi mente solo suena una y otra vez la bendita banda sonora de cada madrugá....

¿ESTAMOS?....¡ARRIBA!




Un joven trompetero que os extraña....

No hay comentarios:

Publicar un comentario